jueves, 24 de enero de 2013

Funcionamiento de un sistema planetario cercano

Un grupo de astrónomos llevó a cabo un importante hallazgo relacionado con la formación y evolución de un sistema planetario cercano por medio de la instalación ALMA que aún se encuentra en construcción. El descubrimiento fue posible gracias a la obtención de imágenes extremadamente precisas de un disco o anillo de polvo que orbita alrededor de la estrella Fomalhaut, ubicada a unos 25 años-luz de la Tierra. La definición de los bordes de estos discos, combinado con simulaciones informáticas, llevó a los científicos a concluir que las partículas de polvo se mantienen en este lugar gracias al efecto gravitacional de dos planetas; uno más cerca de la estrella que el disco, y otro más distante. Sus cálculos también permitieron determinar el tamaño probable de estos planetas. Estos serían más grandes que Marte pero solamente unas cuantas veces mayores a la Tierra. Un tamaño mucho menor de lo que creían los astrónomos hasta ahora y que explicaría por qué no pudieron ser detectados en observaciones anteriores. Además, los planetas serían más fríos que los de nuestro sistema ya que la distancia que separa al anillo de la estrella equivale a cerca de 140 veces la distancia entre el Sol y la Tierra. "Debido al tamaño reducido de los planetas que se encuentran cerca de este anillo y a la amplia distancia que los separa de su propia estrella, estos planetas están entre los más fríos que se han encontrado orbitando alrededor de una estrella normal", explica Aaron Boley, científico que encabezó el estudio. Este es el primer resultado científico de ALMA publicado con información proporcionada durante su primer período de observaciones, tras un concurso abierto a astrónomos de todo el mundo. Los científicos realizaron estos hallazgos en el sistema Fomalhaut durante septiembre y octubre de 2011, cuando estaban disponibles solamente un cuarto de las 66 antenas previstas para ALMA. Se espera que el próximo año, cuando concluya la construcción, el observatorio será mucho más potente. Incluso en esta etapa inicial (Early Science), ALMA ha sido lo suficientemente potente como para revelar la estructura que había permanecido oculta a anteriores observadores en ondas milimétricas. "ALMA seguirá en construcción, pero ya ha demostrado ser el telescopio más potente del mundo para observar el Universo en longitudes de onda milimétricas y submilimétricas", dice Stuart Corder del Observatorio Radio Astronómico Nacional de Estados Unidos, miembro del equipo a cargo de las observaciones. "Esto es solo el principio de una nueva y emocionante era en el estudio de la formación de discos y planetas en torno a otras estrellas", concluye Bill Dent, otro miembro del equipo, que trabaja en ALMA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...